¿Cómo piensan los ricos?

Dicen que somos lo que pensamos. Que todo aquello que visualizamos es debido a nuestra manera de percibir las cosas, por nuestra manera de pensar, de sentir y de identidad propia.Dicen los entendidos, que los “ojos” son solo la ventana de nuestro cerebro. El cerebro crea un holograma y eso que proyectamos es lo que nuestros ojos “ven”. Es decir, si yo me levanto un día por la mañana y no tengo una buena actitud, ni pensamientos positivos… yo proyectaré un día malo y a cada paso de las horas será peor. Le ha pasado alguna vez? La pregunta es, por qué?

elretolibro
Pues bien, para que todos lo podamos entender, imagínense cuando han estado enamorados de aquella persona que querían, deseaban y admiraban… Que sensación más maravillosa, verdad? Cómo eran esos primeros días? Que percibía en su entorno? Todo era maravilloso, todo era bello! Los ojos no veían lo mismo? No.

Vemos a través de las emociones, los sentimientos, los pensamientos…de la mente.
El problema es que nos hemos convertido en adictos a esas experiencias, al ambiente externo, a todo lo que nos rodea, como si necesitáramos lo de fuera para ser felices. Hemos adquirido patrones adictivos externos y ese es el problema. No podemos esperar a ser felices, a tener un estado de bondad, de gratitud, de amor…sintiendo y recreando esas adicciones externas. Si somos así, solo seremos felices a cuenta gotas, porque no tenemos el control de nuestras situaciones. Lo dejamos en manos del azar y ya sabemos lo que pasa con la suerte, igual que sabemos las veces que nos ha tocado la lotería, verdad?

Háganse estas preguntas: ¿Los ricos porque son ricos? Y, ¿los pobres porque son pobres?
Los ricos son ricos porque piensan como ricos y los pobres son pobres porque piensan como pobres. Aunque parezca redundante es así de “sencillo”. Los ricos piensan, sienten y “ven” la abundancia por todos lados, están impregnados de ella. Y los pobres siempre pensando, sintiendo y “viendo” sus desdichas en sus vidas y rodeados de escasez. Su identidad es esa, la que creen y sienten de dentro hacia fuera.

Entonces si sabemos esto y sabemos que nuestra manera de pensar, de sentir, puede cambiar nuestro estado de ánimo y “ver” mucho mejor y ser más felices, ¿porque no lo hacemos?

La gran pregunta: ¿Y sí, cambiamos la proyección sobre nuestra manera de pensar y sentir?

Recuerden, los ojos son solo ventanas. Lo que vemos está dentro de nosotros.

Un abrazo,

Raúl Amo/@amoelreto

Anuncios

Deja tu comentario! Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s