La des/confianza

El amor es tan auténtico y genuino y estoy seguro, que en la mayoría de las veces es recíproco. Pero somos inseguros por naturaleza.

wpid-images-14.jpeg

Tenemos una corriente natural y contínua de sospechas, junto con una intensa desconfianza en nosotros mismos y en los demás, que muchas veces por esperar demasiado y no recibir nada a cambio, nos decepcionamos y lo justificamos por cada una de nuestras experiencias pasadas.

Aceptamos con absoluta franqueza una nueva amistad. Cualquier acción o mentira, aturde nuestras cabezas con sartas de pensamientos que nos hacen suponer cosas y fortalecen las dudas que en cada nueva amistad repentina de nuestras parejas, parece ser un hecho nuevo en sus vidas, sus propias y profundas amistades a menudo son rápidas y profundas y no sentimos a primera instancia la duda o temor hasta que se tornan frecuentes y nuestra forma de ser es diferente y posiblemente ell@s lo noten pero no hacen nada, al contrario, lo seguirán haciendo sin importar lo que pensamos.

Muchas veces no hay de su parte, un poco de conciencia porque siempre se nos deja entrar y salir libremente sin grilletes ni ataduras de eso se tratan las relaciones ¿no?

De darnos cierta confianza, por muy molesto que esto nos parezca, nos guardamos cada una de las cosas que no nos gusta para evitar una pelea. Se convierten en reproches que terminan por salir como una gota de agua o piedrita que derraman el vaso y rompe el costal, ¿y que pasa? Que todo lo que nos molestó y que acumulamos en silencio, causa una explosión de irá y descontento que tarde o temprano sale, para ser esparcida y en ocasiones TERMINAMOS RELACIONES para ya no provocarnos mas daño y cortar por lo sano.

Duele dar todos tus días, llenarlos de amor, dar prioridad, tener detalles, estar pendiente, cuidar a alguien, escuchar sus problemas, dar palabras de aliento y ayudar. Entregar tu pasión y un corazón a manos llenas y que este tipo de personas que se basan en su ego, su “yo” y sólo “yo”, no hagan nada por cuidar lo que se les está entregando.
image

Sin practicar el dar para recibir, derrumban lo que se construyo en tanto tiempo. Es cierto que la confianza se gana con mil acciones y se pierde con tan solo una. Y que la desconfianza va de la mano de los celos, también.

Muchas veces creemos que los demás están dispuestos a hacer lo mismo que nosotros haríamos por ellos, ya sea en comportamiento, en el respeto, en ayudar y en dar amor, incondicionalmente.

Hoy en día, es cada vez mas difícil tener relaciones sanas, puras, que nos permitan vivir y disfrutarlas en completa armonía. Sin confianza no tenemos nada, es la base de toda relación entre seres humanos.

Si uno no esta dispuesto a dar lo que recibe, muestra no tener humildad y nobleza. Y lo más triste, no tener un corazón bondadoso. Si quieres conservar tu vida a costa de los demás, debes también darla por ellos.

Tienen que haber más VALIENTES en la tierra que en el cielo.

 

Un abrazo

Raúl Amo

Anuncios

Deja tu comentario! Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s