¿Sabías qué…Siempre tienes RAZÓN?

Sea lo que pienses, lo que sientas y en lo que creas; siempre tienes razón. Si tienes fe en aquello o lo otro, tienes razón. Es una afirmación que hace mucho tiempo nos vienen diciendo científicos, maestros espirituales, psicólogos, neuro-científicos… ¿Y si pienso, siento y vivo, cambiando mis creencias? Pues tendrás razón.aaeaaqaaaaaaaattaaaajddlogvkzmy2ltljywutngm3zc1imjviltlimgu4ywyymwvizg

Os voy a contar una pequeña historia que aprendí hace casi tres años:

“Era un chico joven, con bastante éxito en el plano familiar, laboral y deportivo. Trabajaba en una gran empresa, vivía con su mujer e hija, en un bonito piso con terraza y todo lo que necesitaba. A parte de su trabajo, ejercía de entrenador de fútbol, le pagaban por ello. Creó un inmenso proyecto, donde confío mucho de sus estados, a personas “afines” a sus ideales. Era admirado, respetado y algo envidiado. Pero era feliz, o eso creía él.

Después de muchos esfuerzos, empezó a caerse ese gran castillo de arena. Le traicionó aquella gente en la que confió, perdió su trabajo, rompió el amor con su pareja y nunca más pudo disfrutar de ver despertar cada día a su hija. Desde ese momento, empezó a odiar a la gente, al amor y a la vida…”

 

EN AQUELLO QUE CREES, ES EN LO QUE TE CONVIERTES

A veces, demasiadas, tenemos la creencia de que todo lo hacemos “bien”. Que todo es lo que necesitamos hacer; pero no es verdad. ¡No es así! En la mayoría de ocasiones, nosotros no tomamos las decisiones; creemos que SÍ, pero no es cierto. Son acciones-decisiones mecanizadas. Es por ello, por lo que “fracasamos” en numerosas ocasiones en nuestras vidas; como a ese joven muchacho. Creía tenerlo todo, pero no era real. Todo era muy superficial, y seguramente, lo que más daño le hacía era lo único que era real y puro: su hija.

No quiero entrar en detalles de como nos afectan esas “leyes cósmicas”. Pero si quiero poner de ejemplo esta historia y la tuya. Haz un pequeño ejercicio de autocrítica:

  1. Observa en un plano general, tu recorrido hasta el día de hoy: En lo familiar, en el amor, el sexo, el trabajo, los amigos…etc.
  2. En cada situación vivida, lo consiguieras o no, ser feliz por ejemplo ¿En que crees que creías en ese momento/circunstancia?
  3. Ahora hazte una pregunta, sabiendo ya la respuesta ¿Qué es en lo que creo o en lo que me quiero convertir?

Muchas personas me dicen: Todo esto es cierto, pero ¿Cómo voy a cambiar? No tengo dinero, tengo una enfermedad, mi marido me maltrata, no tengo trabajo… etc.

¿Cómo cambiar? Con una gran dosis de actitud, querer y amar en lo que deseas convertirte y sobre todo, tener una gran RESP-ON-SABILIDAD. Sí, así como lo he escrito.

RESP = Respuesta a nuestras preguntas y a lo que deseamos realizar.

ON= Estar “encendido”, conectado, ¡vivo!

SABILIDAD= Sabiduría a la respuestas correctas. Sensibilidad a lo que ES y ESTÁ. A la vida.

Recuerda, que si crees que no puedes, tienes razón. Si crees que puedes, también tienes razón. Todo en lo que tu creas, tendrás razón siempre. Lo entiendas o no, es así.

Entonces ¿En qué voy a empezar a creer?

 

Yo empezaría por darte un fuerte abrazo, pero si no llego, aquí tienes mis letras, todo mi corazón y mi RESP-ON-SABILIDAD hacia ti. Hacia una vida mejor.

 

Un abrazo,

R.Amo

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Deja tu comentario! Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s